Índice SEIS 2015 – Resumen

Fiel a su cita anual se ha publicado el Índice SEIS 2015 (Sociedad Española de Información de la Salud) con la información obtenida en la encuesta dirigida a los responsables TIC de los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas.
Los datos vuelven a informar sobre presupuestos, puestos de trabajo, gastos en TIC, proyectos tecnológicos y tendencias.

El presupuesto global sanitario público de las 17 comunidades autónomas en 2015 se incrementó en un 2% respecto al año anterior llegando a los 52.909 millones de euros, mientras que la parte correspondiente a las Tecnologías de Información y Comunicaciones descendió hasta el 1,26% presupuestado. Lo cual, para que nos entendamos, significa 14,32€ al año por persona protegida.

pto TIC 2015

A esta cantidad hay que añadir la inversión TIC del MSSSI y de RED.ES al SNS llegando a un total de 724 millones de euros.

El desglose final de gastos TIC mantiene una tendencia de aumentar el gasto en plataforma tecnológica más que en sistemas de información con un gran aumento en seguridad de los S.I.

Respecto a los proyectos tecnológicos significativos, las historias clínicas electrónicas integradas o compartidas entre primaria y especializada (todas las autonomías excepto una habrán finalizado sus proyectos de integración en 2016) siguen su crecimiento llegando a los 48 millones, mientras que se produce un acusado descenso (33%) del almacenamiento dedicado a las imágenes médicas.

Por su parte la receta electrónica está implantada en alrededor del 90% de centros de salud y oficinas de farmacia, quedando pendiente la inclusión de los médicos de atención especializada los cuales no utilizan este sistema en la mitad de las comunidades autónomas.

Y respecto a tendencias en proyectos prioritarios durante 2015 la encuesta ha añadido la regulación de flujos asistenciales (agendas, listas de espera, etc.) y la integración primaria, especializada y procesos comunes.

La triple meta de la sanidad

El término Triple Meta, acuñado en 2008 por Don Berwick, Tom Nolan y John Whittington, hace referencia a los siguientes tres objetivos:

  1. Mejorar la experiencia de los pacientes (mejores cuidados).
  2. Mejorar la salud de la población (mejor salud).
  3. Reducir el coste per cápita de la asistencia sanitaria (menores costes).

¿Qué pasos son necesarios para alcanzar este objetivo?

  • Comparar
  • Comprender qué funciona y por qué
  • Medir, medir y medir
  • Promover un enfoque basado en el valor
  • Utilizar la tecnología
  • Rediseñar los sistemas de pago
  • Modificar la cultura sobre la salud

Fuente: La triple meta para el futuro de la sanidad; (2014). Papeles de economía española nº 142

Reflexiones europeas sobre mSalud

El pasado año 2014 la UE presentó el libro verde de la mHealth “Green Paper on mobile Health (“mHealth”)”  que se acompaña con un marco legal sobre las aplicaciones móviles de estilo de vida y bienestar.

Paralelamente la UE lanzó una consulta pública de colaboración a las organizaciones de consumidores y de pacientes, los profesionales de la salud y organizaciones sanitarias, las autoridades públicas, los desarrolladores de aplicaciones, los prestadores de servicios de telecomunicaciones, los fabricantes de dispositivos móviles, los particulares y todas las partes interesadas, para encontrar vías para mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos europeos mediante la mSalud.

Hace un mes se publicaron los resultados y aquí acompaño un resumen de los puntos más interesantes desde el punto de vista tecnológico.

Sigue leyendo

Proyectos para cambiar el sistema de salud

La iniciativa de los Modelos de Innovación de Estado (SIM) en USA proporciona apoyo financiero y técnico a los estados para el desarrollo de modelos de servicio sanitario que mejoren la gestión, incrementen la calidad de la atención médica y disminuyan los costes de los programas Medicare, Medicaid y CHIP (salud infantil).

Un informe de Accenture ha identificado las cinco áreas principales de inversión de los proyectos que actualmente se benefician de estos planes de innovación.

  • Asistencia en el hogar centrada en el paciente. Todos los estados están invirtiendo en este tipo de proyectos con el fin de fortalecer la integración de la atención primaria con la especializada y con los “trabajadores comunitarios de la salud” (Community Health Worker* Voluntarios de la comunidad que hacen seguimiento de pacientes crónicos en zonas rurales o donde no existe un acceso fácil a la atención primaria para servir de enlace entre el paciente y los servicios médicos). El cuidado del paciente es tanto físico como de hábitos de conducta.
  • Modelos de bajo coste. Todos los estados están realizando inversiones orientadas a reducir los gastos utilizando trabajadores comunitarios en función de su capacitación, personal como servicio de enlace entre primaria y los servicios sociales y movilizando a empresas y organizaciones locales para iniciativas de salud y bienestar.
  • Telemedicina. Los estados buscan expandir el uso de la telemedicina y monitorización remota con el objetivo de atender a pacientes evitando desplazamientos y el uso de instalaciones.
  • Herramientas de autoservicio. Los estados ofrecen a los pacientes portales y herramientas digitales para reducir los costes administrativos al mismo tiempo que promueven el autocuidado, mediante el acceso a los registros de salud, y facilitando información sanitaria y de cuidados.
  • Bases de datos con información de todos los proveedores de servicios médicos (All-Payer Claims Databases – APCD). La intención es recoger en un repositorio de datos toda la información sobre la asistencia sanitaria realizada a la población, analizarla para evitar duplicidades, mejorar el conocimiento sobre la salud de la población e integrar la información médica con la información de los servicios sanitarios. La finalidad es diseñar mejores y más efectivos programas de salud y bienestar que ayuden a reducir los costes sanitarios a largo plazo.

Estas iniciativas se están llevando a cabo en todo el país como parte del modelo de transición de un sistema de salud antiguo a un modelo de atención centrado en los entornos familiares y de la comunidad mediante la convergencia real de servicios de salud y de atención personal.