Guía de intervenciones en salud móvil

Sin duda uno de los grandes retos en la implantación de proyectos de salud en movilidad (mHealth) es poder informar y demostrar la evidencia de los resultados de las intervenciones.

El primer paso hacia el éxito en estos proyectos es tener la mayor y más fiable información posible previa, durante y posteriormente a la intervención algo que rara vez se realiza, de forma que cuando se piden datos para justificar nuestro proyecto nos encontramos con ausencia de datos, información incompleta o con una descripción de resultados poco rigurosa.

Este no es un problema únicamente de aquellos organismos o entidades que ponen en marcha proyectos mHealth, también afecta a las publicaciones técnico-científicas que informan de proyectos o estudios de investigación. Con el fin de mejorar los informes de las intervenciones de salud móvil y en vista de la falta de información adecuada y útil de estos proyectos, el mHealth Technical Evidence Review Group de la OMS ha creado un lista de verificación (cheklist) llamada mERA (mHealth evidence reporting and assessment).

Esta herramienta intenta promover la claridad y exhaustividad en la divulgación de informes de intervenciones mHealth con independencia de su formato.

Pero además, de forma colateral, puede ser un útil mecanismo para el inventariado, control y la mejora de la calidad de la evidencia de datos en salud móvil para cualquier tipo de proyecto. Como se puede ver es una lista de comprobación que nos exigirá describir un conjunto mínimo de datos que debemos tener en cuenta para definir de forma rigurosa nuestro proyecto y así poder conocerlo y darlo a conocer evitando sesgos excesivamente entusiásticos.

mhealth-wheel_update

mHealth interventions wheel developed by Exco InTouch

  • Infraestructura: Describir la infraestructura necesaria para la ejecución del programa. Infraestructura física pero también la capacidad de acceso de la población a la infraestructura, su nivel de conectividad, tasas de cobertura, etc.
  • Plataforma tecnológica: Información sobre la arquitectura tecnológica, software y hardware que permita su posible replicación.
  • Interoperabilidad: Describir el potencial de integración de la intervención mHealth,y cómo se conecta e interactua con los sistemas nacionales o regionales de salud existentes.
  • Comunicación: Describir los mecanismos, canales de comunicación (mensajes de voz, SMS,chat…), frecuencia (varias veces al día, diaria…) e intensidad (límite de mensajes, límite horario..) de las comunicaciones objeto de la intervención mhealth.
  • Contenido: Detallar el contenido, cómo se eligió, desarrolló o adaptó para la intervención.
  • Pruebas de usabilidad: Describir cómo el usuario final participó en el desarrollo de la intervención. En las fases de definición, creación de contenido y pruebas de usabilidad.
  • Retroalimentación de los usuarios: Los comentarios de los usuarios y sus reacciones sobre la intervención, su percepción acerca de la facilidad de uso, los contenidos y en general sobre la satisfacción de su experiencia.
  • Barreras o facilitadores: Limitaciones en el acceso de ciertos individuos a la intervención o factores que les pueda hacer más o menos propensos a hacer uso de la intervención. Barreras estructurales, económicas, sociales, etc.
  • Evaluación de costes: La evaluación económica debe proporcionar la evidencia de la relación calidad-precio de la intervención y su comparación con dos o más alternativas. Se debe incluir el método que se ha utilizado para estimar todos los costes de la intervención
  • Capacitación: Descripción de los programas de formación (tanto para usuarios como para trabajadores de salud), validación de materiales y mecanismos formativos, duración, periodicidad, etc.
  • Limitaciones de implementación a gran escala: Factores que limiten la entrega y/o uso de la intervención a gran escala. Esta información es fundamental para comprender la posibilidad de generalizar su aplicación y conocer su viabilidad más allá de un escenario controlado.
  • Adaptación de la intervención: Describir la pertinencia de la intervención en el contexto seleccionado y la posibilidad de su adaptación en otro distinto, con otro idioma, población o contexto diferente.
  • Posibilidad de replicación: Aportar información suficiente para el desarrollo de nuevas soluciones basadas en la intervención. Código fuente, algoritmos, flujos de trabajo, pantallas, etc.
  • Seguridad: Describir la seguridad aplicada a los datos y comunicaciones así como los protocolos de confidencialidad conforme a la legislación nacional.
  • Cumplimiento de directrices y legislación: Mecanismos utilizados para garantizar el cumplimiento de LOPD, uso de dispositivos médicos, registros médicos, etc.
  • Evaluación de la intervención: ¿En qué medida se está cumpliendo la intención original del programa de salud móvil?. Se debe monitorear la actividad  y estabilidad de los sistemas y el nivel de participación de los usuarios de forma que se pueda evaluar la intervención midiendo los posibles resultados en salud. Se debe asegurar la fidelidad de las métricas.

Un aumento en la información transparente y rigurosa debe ayudarnos a conocer mejor cómo utilizar la salud móvil y sus efectos en la población.

El artículo publicado en BMJ

Atlas of eHealth (WHO)

La OMS ha publicado su tercera encuesta (2015) sobre el uso y cobertura a nivel mundial de la eHealth. Establece unos apartados para su ordenación como son; las bases para crear la salud electrónica (políticas, estrategias, financiación, etc.), el entorno legislativo, la telesalud, la historia clínica electrónica, eLearning, salud móvil, social media y big data.

Spain OMS

Y hay que decir que como todos creemos saber, aunque no haya datos medibles al respecto, quedamos muy bien en la foto (no esperéis puestos porque no hay puntuaciones). Aunque algunas respuestas positivas que ofrecemos como país puedan ser muy matizables.

Resumiendo, para ser un país que no tiene ni política ni estrategia a nivel nacional en eHealth ni en telehealth hacemos muchas cosas. Típica improvisación española.

Vamos a la cabeza en todos los apartados referentes a historia clínica y en programas de telemedicina. Pero no hemos empezado las estrategias sobre el big data sanitario ni el social media.

Enlace donde acceder a los documentos.

Los proveedores de salud y la movilidad

El uso de aplicaciones de salud ha crecido rápidamente en los últimos años y a más de la mitad de los usuarios les gustaría tener la posibilidad de interactuar con servicios de salud usando sus teléfonos móviles.

Según el informe de Accenture Consulting: Losing patience: Why hospitals must revive their digital health strategieslos pacientes piensan que sus proveedores de salud tienen aplicaciones que no cumplen con sus necesidades y están utilizando otras apps de salud que les facilitan los servicios que ellos demandan. El informe es claro respecto a la repercusión de las aplicaciones móviles creadas por los hospitales en USA, ya que sólo alcanzan al 2% de sus pacientes. Tener una app no es suficiente y menos aún si estas aplicaciones tienen graves deficiencias: mala experiencia de usuario y pobres funcionalidades. Estas condiciones son un perfecto caldo de cultivo para las apps que está en el mercado y que triunfan por estar alineadas con las necesidades del paciente. 

Captura de pantalla 2016-01-25 a las 17.07.13

Necesidades que según el informe son principalmente tres: acceso a la historia clínica electrónica, gestión del servicio (citas principalmente) y gestión de la medicación (prescripción, recordatorios y adherencia). La recompensa de estos pacientes al encontrarse con buenos servicios de movilidad queda clara al aumentar su satisfacción, factor muy importante sobre todo en un competitivo mercado privado. Hasta un 7% de los clientes cambian de proveedor de salud por mala experiencia, un porcentaje similar a cualquier otro servicio de consumo como alojamientos, telecomunicaciones, etc.

Ante esto los servicios de salud deben crear unas estrategias globales de servicios al paciente, teniendo en cuenta que el e-paciente está comenzando a gestionar su propio cuidado y desea una atención mucho más individualizada. En este marco los proveedores deben crear una mejor experiencia en sus aplicaciones, siendo aconsejable la colaboración mediante acuerdos con compañías de salud digital que realicen proyectos o servicios disruptores.

Información complementaria:

App “zombies” y la mHealth en España

Nos referimos a aplicaciones que nadie ve, ni descarga: son apps sin vida. Hay estadísticas que señalan que el 83% de las apps del Apple Store son “zombies” lo indica a pensar que no es un problema únicamente de las aplicaciones de salud. Para este sector hay datos indican que el 60% de las apps de salud tienen menos de 5.000 descargas. 

Por qué:

Hay que tener en cuenta que en los últimos 2 años ha aumentado en un 100% la cantidad de apps de salud en el Apple Store, el crecimiento ha sido muy grande hasta el punto que de las más de 165.000 apps de salud sólo el 16% pueden ser consideradas relevantes para el paciente o consumidor. Por otro lado no se han cumplido con un mínimo de calidad, ahora mismo la mitad de las aplicaciones tienen funcionalidades limitadas. 

Existe una enorme variedad de aplicaciones disponibles y no existe una política de orientación hacia el consumidor o paciente de cuales serían aquellas que más podrían ayudarle en su vida diaria. Eso hace que el usuario no tenga más remedio que ir descargando aplicaciones hasta encontrar aquella que pueda ser la que más beneficios le reporte, obviamente las más descargadas son las mejores posicionadas en los stores. Esta situación se corregiría si existiera una promoción activa por parte de los proveedores de salud, compañías pagadoras y organizaciones sanitarias para orientar al usuario, incluso como prescripción médica, en el cuidado de su salud utilizando la tecnología móvil. 

Las empresas y la estrategia móvil:

Las empresas no deberían orientarse únicamente a desarrollar una app móvil, que no deja de ser algo táctico, si no que no pueden ser ajenas a esta revolución y deben tener una estrategia digital móvil encuadrada dentro de su estrategia de negocio ya se pertenezca al sector de servicios de salud, farmacéutico, dispositivos médicos, investigación, etc.  Es imprescindible dotar de soluciones mHealth no sólo a los pacientes, también los profesionales médicos, los servicios clínicos, centros de investigación, e incluso a las medianas y grandes compañías que también tienen por delante el reto de convertirse en empresas saludables contribuyendo a los buenos hábitos de sus trabajadores.

Aplicaciones de éxito:

Ahora mismo las que más abundan y las más populares son las apps wellness para la mejora de la condición física, el estilo de vida, la nutrición.. centrándonos en la categoría healthcare el futuro del éxito de estas aplicaciones vendrá marcada por su capacidad de innovar más allá de los servicios que prestan actualmente que son básicamente de consejos e información. Estos próximos años veremos apps con capacidad para cambiar hábitos, que ayudarán en el seguimiento del paciente poniéndole en comunicación con profesionales médicos u otros agentes de salud como la farmacia, que estarán conectadas con dispositivos y wearables, e integradas con servicios de salud.

La mHealth en España:

En España vivimos la dualidad de ser unos de los países del mundo con mayor penetración de smartphones en nuestra población y un alto nivel de adopción de eHealth, lo que ofrecerían unas magníficas condiciones para el mercado de la mHealth, pero que en cambio tenemos dificultades para cumplir con esas expectativas.

Comparativamente estamos alejados de países como EEUU o de Europa del norte como Dinamarca, Suecia o Finlandia, pero por encima de vecinos como Francia, Portugal, Alemania, etc.

Todo parece indicar que el salto cuantitativo pueda realizarse más fácilmente con políticas sanitarias públicas que inviertan en movilidad, apuestas por servicios más avanzados por parte de la sanidad privada y la participación activa de aseguradoras y grandes empresas.

Adaptación del artículo aparecido en la revista SaluDigital