2014 el año de la salud digital

El año 2014 acaba y bien se puede comenzar su resumen con el informe de la sanidad en Europa (PDF) donde la calidad de la atención sanitaria ha aumentado en la mayoría de los países, pero las disparidades subsisten. Mientras tanto, sobre el sistema sanitario en España siguen sin disiparse las dudas sobre su sostenibilidad en su configuración actual.

Nuestro sistema sigue teniendo en la atención a enfermos crónicos su gran preocupación e importancia y como tal se le dedicó una buena parte de la agenda en Inforsalud 2014.

Esto pese a que la estrategia nacional de cronicidad está detenida y que muchas voces siguen afirmando que es necesario un cambio del modelo asistencial para acometer la cronicidad y la dependencia.

En el ámbito tecnológico lo que se puede afirmar sin error es que la eSalud (ehealth / Salud Digital) es prioridad tanto en Europa como en España (PDF).

Y que este año han habido grandes avances en proyectos de telemedicina como en la estrategia de “Fogar Dixital” con los enfermos de EPOC, el proyecto Tèlemac o el proyecto Valcronic. Y en la consolidación de la receta electrónica y historia clínica electrónica (PDF).

Aunque el gran boom ha sido sin duda la mSalud (mHealth / uHealth) y la proliferación y el futuro de las apps de salud y bienestar, más de 100.000!

A este impulso no han sido ajenos los movimientos de Apple, Samsung, Google y los fabricantes de wearables, hasta conseguir que SMAC (social, mobile, analytics & cloud) sea el acrónimo que englobe los mayores avances y usos tecnológicos del año, en el sector sanitario, pese a los riesgos de seguridad de los que se nos avisa.

Y es que los datos de salud es el nuevo escenario de lucha entre las grandes compañías tecnológicas y su explotación, utilizando la otra gran tecnología de este año el Big Data, que además (como pescadilla que se muerde la cola) vuelve a tener su connotación de seguridad, en este caso en los datos personales. Aunque, en contraprestación, uno de las mayores ventajas del Big Data será sin duda su capacidad predictiva como punta de lanza a la medicina personalizada.

Y finalmente tres avances llamativos; los kioskos de salud en los que las compañías sanitarias ofrecen sus servicios. El imparable avance de la impresión 3D y el gran interés despertado por la genómica en investigación, o como test personales, con el apoyo de la supercomputación.

Esperemos con entusiasmo qué nos deparará 2015.

Desde “People in the eSalud” te deseo ¡Feliz Año! y gracias por tus visitas.

Anuncios

23andMe y su diagnóstico genético salta a Europa

La noticia que 23andMe comenzaba a ofrecer sus servicios en Reino Unido ha causado sorpresa después de la prohibición que la FDA le impuso hace un año obligando a la compañía a informar únicamente de información genealógica.

La primera vez que conocí la existencia de 23andMe fue hace 4 años en una entrada del blog de Martín Varsavsky que como inversor entonces en la compañía quiso probar el servicio para conocer su perfil de riesgo de enfermedades genéticas y su ascendencia genética.

La “sanción” de la FDA obligaba a la compañía a dejar de vender su servicio de genoma personal que podía solicitarse por 300 $ mediante una muestra de saliva. La FDA informaba que la empresa no había proporcionado las pruebas efectivas de que su Personal Genome Service había sido validado analítica o clínicamente para los uso previstos.

El servicio que pone en marcha 23andMe para los “UK citizens will now have simple, affordable access to their personal genetic information to explore more about themselves, including health, ancestry and the genetics behind interesting traits they may share with their family” y aunque dice que no es un diagnóstico, sí incluye los resultados de los genes asociados a enfermedades hereditarias como la fibrosis quística y otras enfermedades como el Alzheimer o Parkinson o reacción adversa antes determinados medicamentos.