Sanidad: la hora de buscar respuestas

No cabe duda que desde hace unos años el sector de la salud está sufriendo las acometidas que el vertiginoso cambio ofrecido por las tecnologías está sacudiendo nuestra sociedad. También es cierto que es uno de los sectores con mayores dificultades en la aplicación de estos avances tecnológicos debido a múltiples factores, algunos de ellos propios de la idiosincrasia de los servicios que realiza y otros debido a características organizativas, y de usos y costumbres.

Para cualquier persona con interés alrededor de cómo está evolucionando la tecnológica parece evidente que existe un ambiente de saturación de las llamadas “nuevas tecnologías”, incluso una cierta burbuja provocada por los ecos de mensajes disruptores. En cambio la llamada “salud digital” sigue intentando romper con los convencionalismos a base de iniciativas individuales que muchas veces no han encontrado la receptividad en los proveedores de salud por múltiples problemas. Pero parece que está llegando el momento en que esas acciones aisladas se unen y muestran la fuerza de un sector digital que ya no tiene vuelta atrás.

Estos días hemos visto eventos como Healthio donde se han congregado instituciones sanitarias, organizaciones de salud, empresas tecnológicas, pacientes, profesionales sanitarios y prácticamente todo el que tiene alguna relación con el sector, mostrando no sólo sus avances tecnológicos, sino también su forma de ponerlos en marcha y compartiendo sus experiencias. Una visita a la reunión hacía casi palpable la sensación de la existencia de un ecosistema, ese ecosistema del que hemos hablado tanto y que parecía una entidad abstracta y que echábamos de menos. Un componte esencial para crecer, influir y obtener los resultados prometidos.

De igual forma a nivel europeo se pudo comprobar en Health 2.0 Europe (evento que compartía localización con Healthio) la existencia de un fuerte hilo de comunicación e intercambio de iniciativas, en este caso con una clara orientación hacia el impulso a pymes y startups de alto cariz innovador.

Y en ambos casos se pudieron comprobar la existencia de proyectos de realidad virtual, inteligencia artificial, Internet de las cosas, Big Data, movilidad… en fin, de todas esas tecnologías que están llamadas a transformar el sector.

HealthioHealth20Eu

Evidentemente la pregunta es ¿cómo todas esas iniciativas pueden entrar a formar parte de los servicios sanitarios de forma habitual? Al fin y al cabo son las organizaciones sanitarias las primeras que deben aplicarlas y las que tienen los medios para que sean usadas en la mejora de los servicios sanitarios y finalmente en los resultados en salud para los ciudadanos.

Y la respuesta ahora mismo no existe. Durante mucho tiempo han sido las compañías tecnológicas o los (intra)innovadores, los que al mismo tiempo que ofrecían sus soluciones buscaban los mecanismos para aplicarlas. En mi opinión creo que deben ser las organizaciones sanitarias, las instituciones públicas nacionales y europeas las que la respondan. Ha pasado ya el tiempo en que estas entidades se refugiaban en la ausencia de evidencia científica, en la imposibilidad de escalar las soluciones, en la precisión de la tecnología, etc. Ahora eso ya no basta. Comenzando por las instituciones públicas se debe responder a ese ecosistema que existe y que cada día está más presente y es más grande, qué caminos deben recorrer para colaborar y formar parte de los servicios sanitarios que se ofrecen a todos los ciudadanos. Políticos, estrategas, gestores, profesionales sanitarios, científicos, académicos… pónganse de acuerdo y respondan.

Y si buscando respuestas se llega a la conclusión de que es necesario (en parte, o totalmente) un cambio en los modelos organizativos, de prestación de servicios, de evaluación de resultados, etc. trabájese para que se produzca.

El ecosistema, del que también forman parte los nuevos jugadores en el ámbito sanitario, no parece tener intención de dejar de insistir, al contrario. Y es muy posible que en futuro cercano tengan a su lado a los ciudadanos que ven cómo en otros sectores la tecnología les ayuda día a día  y se pregunten… ¿y en la sanidad, qué?

Startups y el nuevo ecosistema de salud

Después de las anteriores entregas sobre las empresas unicornio y las aceleradoras finalmente le llega el turno a las sufridas startups que con su esfuerzo diario intentan conseguir un éxito, un reconocimiento o “simplemente” monetizar su idea.

No voy a aportar aquí recetas de éxito, sobre todo porque la red está inundada de ellas, y siempre hay alguien que ha creado una fórmula científica o un porcentaje de ingredientes de éxito (el momento, el equipo, la idea, el modelo de negocio, la financiación…) como si fuera una receta… culinaria.

Estos consejos vendrían a compensar la espiral de malas noticias que había leído. Por ejemplo, que entre el 80% y el 90% de las startups no alcanzan sus objetivos, o que sólo 1 de cada 12 tienen finalmente éxito, o que el 98% fracasan antes de los 5 años.

healthtech1

Health Technology Market Overview 2016 by VentureScanner

Y no es este año precisamente el más optimista para los inversores en general, ya que según informe del VentureSource del Down Jones: “Funding for U.S. startups fell 25% from the fourth quarter.

Así que con este panorama, inevitablemente me llamó la atención el titular del artículo de David Chase “Por qué el 98% de las startups de salud son zombies y qué pueden hacer para evitarlo

Según Dave Chase el problema no es que los productos o soluciones que diseñan las compañías tengan poca calidad tecnológica, el problema radica en que se carece de un modelo de negocio creativo y muchas veces incluso de una estrategia inteligente para llegar al mercado. Y esto sucede, curiosamente, incluso cuando se pretende lanzar nuevas empresas desde dentro de organizaciones ya asentadas.

Según Chase hay dos escenarios que se repiten en estas startups:

  • El equipo tiene unos estupendos técnicos que no conocen la idiosincrasia de la asistencia sanitaria, aunque sí sepan que el modelo de atención médica es horrible.
  • El equipo tiene una dirección de expertos en salud que no entienden los nuevos modelos de internet en relación a cómo construir software o como captar clientes, teniendo en mente el antiguo servicio por licenciamiento utilizado hace más de una década.

A estas compañías, les aconseja:

Buscar una estrategia de penetración al mercado inteligente. Ejemplo: hay  compañías que en vez de pensar en el sistema de salud como su cliente piensa en él como socio natural para la distribución de su software o de su servicio. El sistema de salud reconoce un socio cuando le ayuda en la creación de valor; O bien en resultados de salud, o en disminución de costes, o en una mejora para el paciente, o en una mejora para el profesional médico.

Naturalmente esto requiere un modelo de negocio que no es una venta de licencias de software estándar y la diferencia entre pensar en el hospital como un socio en vez de como un cliente es básica.

La forma más barata de obtener capital es realizando ingresos, luego… tener clientes desde el principio es imprescindible y hay que advertir que comenzar vendiendo únicamente a los sistemas de salud es una misión suicida. Al igual que las organizaciones sanitarias deben cambiar su modelo de pago por servicio a pago por valor, las startups deben alinear su modelo hacia los “drivers” del negocio de sus clientes, y las compañías que no aporten valor añadido quedarán fuera de juego.

Aunque todavía estamos lejos del cambio al modelo de pago por valor. En USA un mercado muy favorable a este cambio, actualmente ya el 20% de los gastos sanitarios tienen su origen en este modelo.

La consecuencia de todos estos cambios es que nos encontramos en un nuevo ecosistema de la salud que implica un nuevo modelo de prestaciones sanitarias que pone en tela de juicio las inversiones en salud que actualmente se están realizando.

Y este nuevo ecosistema afecta a la ciencia médica, a la participación de los individuos, a los roles, a las interrelaciones, a la educación… y todo gracias a (o por culpa de) las tecnología, los datos, la nueva economía. O eso al menos dicen en HealthRosetta.org

Continuará…

Incubando y acelerando la salud

Si la anterior entrada estaba dedicada a las empresas “digital health” de gran éxito, ahora le corresponde a aquellas organizaciones que ayudan en el nacimiento de una idea o de un proyecto que ya se ha convertido en empresa emergente o “startup”; las incubadoras y aceleradoras.

Por supuesto estamos inmersos dentro de un mundo empresarial con alto grado de innovación y con uso intensivo de nuevas tecnologías. Y el objetivo de estas incipientes empresas es atraer la atención y finalmente la financiación de inversores. Para lograr este objetivo cuentan con el apoyo de incubadoras y aceleradoras, que aunque no realizan la misma función y cuyas condiciones son muy variables dependiendo de  múltiples factores, básicamente intentan conseguir su éxito mediante asesoramiento, patrocinio y apoyo a su modelo de negocio.

Startup

A view of the spanish startup community. Fuente: StartupXplore

Actualmente el sector “digital health” no permanece ajeno a la revolución de las aportaciones económicas de fondos de riesgo e inversores y sólo en EEUU el año pasado fueron 4.500 millones de dólares los aportados a startups, en una tendencia que parece tiende a estabilizarse.

Y así como a nivel internacional hay incubadoras / aceleradoras especializadas en healthcare en España… también.

  • Moebio: Un iniciativa nacida en el seno de Biocat que pretende acelerar a los emprendedores empresariales en la atención sanitaria.
  • UnLdtSpain ha creado el programa “Emprende In Health” que acoge proyectos en el ámbito de la salud y el bienestar.
  • Health_U: Es un programa de Sanofi de desarrollo de startups con soluciones de mercado innovadoras para la mejora de la calidad de vida de las personas.
  • Grands4apps: Es un programa de Bayer para startups del ámbito de la salud digital.
  • Bic Granada: Incubadora y aceleradora de empresas especializada en biotecnología y salud.

Claro que también hay opciones en otras organizaciones que aunque no tienen el foco exclusivo en salud, sí incluyen una cierta orientación hacia ese sector como:

Y finalmente compañías que por su tamaño o por su capacidad de atraer inversión se lanzan a la incubación / aceleración creando instrumentos como:

Seguro que no he citado todas pero para completar el abanico y ampliar información nada mejor que acercarse al proyecto Startup Explore donde se incluyen también, espacios de coworking, inversores, startups, centros formativos y comunidades.

[NOTA añadida 1] No puedo acabar la entrada sin hacer referencia al texto de Roi Villar donde nos enseña “5 criterios saludables para una aceleradora de start-ups

[NOTA añadida 2] Añado la entrada de InductES Sociedad de la Innovación sobre 5 aceleradoras farmacéuticas

Buen provecho.

Empresas unicornio en salud

Cualquier persona que esté algo relacionado con la nueva economía ha oído hablar de las empresas unicornio. Esas compañías que a lo largo de su fase de levantamiento de capital han alcanzado un valor de 1.000.000.000 dólares (mil millones) o más. Así con mucho ceros.

uni-02-011 (1)

The age of unicorns. Source: Fortune

 

En este aspecto, y sin que sirva de precedente, en el sector healthcare no hemos sido ajenos a esta fiebre y también tenemos nuestros propios unicornios. Tomando como fuente la relación de empresas “The unicorn list” de Forbes, encontramos las siguientes:

Theranos: Valoración 9MM$. California

Ahora en el ojo del huracán por un presunto delito de fraude, promete entregar más de 30 análisis clínicos en unas pocas horas sin extracción de sangre y con sólo un ligero pinchazo.

NantHealth: Valoración 2MM$. California

Servicios de medicina personalizada basada en datos provenientes de fuentes ómicas, registros médicos y dispositivos que recogen signos vitales.

ZocDoc: Valoración 1,8MM$. Nueva York

Servicio de cita médica para pacientes que es utilizado por 5M de personas mensualmente, está evolucionando hacia facilitar el servicio médico integrándose con grandes EHRs como EPIC.

GuaHao: Valoración 1,5MM$. Hangzhou. China

Proveedor de servicios médicos on-line en China. Conecta pacientes y médicos mediante aplicaciones móviles permitiendo la citación. El origen: las enormes colas e ineficacia de los hospitales chinos.

Oscar Health Insurance: Valoración 1,5MM$. Nueva York

Planes de seguros médicos con acceso a red de atención médica, farmacia y medicamentos. Aplicaciones móviles e historial clínico electrónico.

Proteus Digital Health: Valoración 1,2MM$. California

Medicamentos digitales que recibieron la aprobación de la FDA y el marcado CE. Sensores ponibles e ingeribles que entregan datos para el autocuidado y la toma de decisión médica.

23andme: Valoración 1MM$. California

La primera iniciativa de análisis genómico para el gran público, que después de bastantes problemas con la FDA parece que quiere reconducir su negocio hacia la explotación de los datos genómicos cedidos por sus usuarios.

Además podríamos incluir las empresas de los sectores biotecnológico y biofarmaAdaptive BiotechnologiesIntarcia TherapeuticsModerna TherapeuticsCurevac y Stemcentrx

En la lista de Forbes también encontramos multitud de empresas (Uber, Xiaomi, Palantir, Jawbone, MongoDB, Blippar, Cloudera, etc)  que por su componente tecnológico, logístico o simplemente conceptual influirán en el modo y el sentido que tendrá la provisión de servicios de salud.

Farmacia y salud digital

Esta semana se celebra Infarma 2016 el Salón de Medicamentos y Parafarmacia que incluye el Encuentro Europeo de Farmacia donde se tratarán los principales temas de interés para la farmacia comunitaria. Enlazando con la actualidad de este evento, el pasado mes de febrero la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) presentó el documento “15 retos para el presente y el futuro de la farmacia comunitaria” donde se reflexiona “sobre los distintos aspectos que condicionarán el desarrollo profesional, asistencial y científico de la farmacia comunitaria en los próximos años”

Entrando de lleno en el documento y centrándonos en el reto llamado “El rol del farmacéutico comunitario en las nuevas tecnologías: receta electrónica, información clínica necesaria…” se argumenta cómo el paso de la Edad Industrial a la Era de la Información obliga a entender la influencia que tiene la tecnología en el modo de vida actual.

En el ámbito de la administración pública su inadecuado funcionamiento como e-administración no parece tanto un problema de ineficiencia tecnológica (recalca el artículo) si no el reflejo de una incomprensión en cómo transformar el marco de relación con el ciudadano.

PharmacyFlowMedical

Por lo tanto es el momento para que la farmacia comunitaria se enfrente a los retos en el ámbito de las nuevas tecnologías de información que según la SEFAC van encaminados en tres vertientes:

  • Mejorar el uso racional del medicamento con las sugerencias sobre la e-receta que publicaron hace una año y que en esta entrada del blog puedes consultar.
  • Potenciar los servicios profesionales farmacéuticos (SPF) de salud pública. Servicios que se apoyan en la tecnología para realizar cribados, seguimiento de pacientes (cesación tabáquica, hipertensión arterial, EPOC, etc.). En la actualidad existen múltiples soluciones, situación propia de un mercado emergente al cual finalmente se deben incorporar proyectos maduros que (según el documento) se apoyen en tres elementos:
    • Integración de servicios: Se necesitarán plataformas que integren servicios e información para facilitar al farmacéutico el conocimiento del paciente en su conjunto, tanto desde el punto de vista de las necesidades concretas del servicio como del buen uso de los medicamentos.
    • Gestión económica: Las plataformas deberán contar con una gestión económica de los servicios realizados tanto hacia el cliente / paciente como a la posible concertación de servicios con entidades públicas o privadas.
    • Generación de conocimiento: Los datos recogidos por los farmacéuticos comunitarios pueden servir, debidamente anonimizados y protegidos, para alimentar proyectos de investigación sanitaria sobre los problemas de salud de los españoles.
  • Y finalmente la tercera vertiente, la alianza terapéutica con el paciente: Si algo está aportando la salud ubicua (uhealth) a la situación actual de la sanidad es la toma de conciencia de nuevos escenarios de relación con el paciente, en el que la comunicación será uno de los ejes sobre los que giren la provisión de servicios por parte de los profesionales. Si a esto se añade la problemática de la cronicidad y el envejecimiento de la población parece que la conjunción de comunicación digital y la farmacia como agente más cercano al paciente podría dar lugar a una fructífera alianza terapéutica.

No sería aventurar demasiado el pensar en una comunicación farmacia / paciente con servicios de formación, consejos, recordatorios, seguimiento, etc. Ejemplos en España parece que veremos dentro de poco tiempo (Cofares presenta Global Pharma y Destino Salud).

Mientras que en USA existen movimientos muy atrevidos que están por saber si funcionarán:

Y otros que ya sabemos que no han tenido el éxito deseado:

  • Kioskos de HealthSpot en farmacias Rite Aid