Los proveedores de salud y la movilidad

El uso de aplicaciones de salud ha crecido rápidamente en los últimos años y a más de la mitad de los usuarios les gustaría tener la posibilidad de interactuar con servicios de salud usando sus teléfonos móviles.

Según el informe de Accenture Consulting: Losing patience: Why hospitals must revive their digital health strategieslos pacientes piensan que sus proveedores de salud tienen aplicaciones que no cumplen con sus necesidades y están utilizando otras apps de salud que les facilitan los servicios que ellos demandan. El informe es claro respecto a la repercusión de las aplicaciones móviles creadas por los hospitales en USA, ya que sólo alcanzan al 2% de sus pacientes. Tener una app no es suficiente y menos aún si estas aplicaciones tienen graves deficiencias: mala experiencia de usuario y pobres funcionalidades. Estas condiciones son un perfecto caldo de cultivo para las apps que está en el mercado y que triunfan por estar alineadas con las necesidades del paciente. 

Captura de pantalla 2016-01-25 a las 17.07.13

Necesidades que según el informe son principalmente tres: acceso a la historia clínica electrónica, gestión del servicio (citas principalmente) y gestión de la medicación (prescripción, recordatorios y adherencia). La recompensa de estos pacientes al encontrarse con buenos servicios de movilidad queda clara al aumentar su satisfacción, factor muy importante sobre todo en un competitivo mercado privado. Hasta un 7% de los clientes cambian de proveedor de salud por mala experiencia, un porcentaje similar a cualquier otro servicio de consumo como alojamientos, telecomunicaciones, etc.

Ante esto los servicios de salud deben crear unas estrategias globales de servicios al paciente, teniendo en cuenta que el e-paciente está comenzando a gestionar su propio cuidado y desea una atención mucho más individualizada. En este marco los proveedores deben crear una mejor experiencia en sus aplicaciones, siendo aconsejable la colaboración mediante acuerdos con compañías de salud digital que realicen proyectos o servicios disruptores.

Información complementaria:

App “zombies” y la mHealth en España

Nos referimos a aplicaciones que nadie ve, ni descarga: son apps sin vida. Hay estadísticas que señalan que el 83% de las apps del Apple Store son “zombies” lo indica a pensar que no es un problema únicamente de las aplicaciones de salud. Para este sector hay datos indican que el 60% de las apps de salud tienen menos de 5.000 descargas. 

Por qué:

Hay que tener en cuenta que en los últimos 2 años ha aumentado en un 100% la cantidad de apps de salud en el Apple Store, el crecimiento ha sido muy grande hasta el punto que de las más de 165.000 apps de salud sólo el 16% pueden ser consideradas relevantes para el paciente o consumidor. Por otro lado no se han cumplido con un mínimo de calidad, ahora mismo la mitad de las aplicaciones tienen funcionalidades limitadas. 

Existe una enorme variedad de aplicaciones disponibles y no existe una política de orientación hacia el consumidor o paciente de cuales serían aquellas que más podrían ayudarle en su vida diaria. Eso hace que el usuario no tenga más remedio que ir descargando aplicaciones hasta encontrar aquella que pueda ser la que más beneficios le reporte, obviamente las más descargadas son las mejores posicionadas en los stores. Esta situación se corregiría si existiera una promoción activa por parte de los proveedores de salud, compañías pagadoras y organizaciones sanitarias para orientar al usuario, incluso como prescripción médica, en el cuidado de su salud utilizando la tecnología móvil. 

Las empresas y la estrategia móvil:

Las empresas no deberían orientarse únicamente a desarrollar una app móvil, que no deja de ser algo táctico, si no que no pueden ser ajenas a esta revolución y deben tener una estrategia digital móvil encuadrada dentro de su estrategia de negocio ya se pertenezca al sector de servicios de salud, farmacéutico, dispositivos médicos, investigación, etc.  Es imprescindible dotar de soluciones mHealth no sólo a los pacientes, también los profesionales médicos, los servicios clínicos, centros de investigación, e incluso a las medianas y grandes compañías que también tienen por delante el reto de convertirse en empresas saludables contribuyendo a los buenos hábitos de sus trabajadores.

Aplicaciones de éxito:

Ahora mismo las que más abundan y las más populares son las apps wellness para la mejora de la condición física, el estilo de vida, la nutrición.. centrándonos en la categoría healthcare el futuro del éxito de estas aplicaciones vendrá marcada por su capacidad de innovar más allá de los servicios que prestan actualmente que son básicamente de consejos e información. Estos próximos años veremos apps con capacidad para cambiar hábitos, que ayudarán en el seguimiento del paciente poniéndole en comunicación con profesionales médicos u otros agentes de salud como la farmacia, que estarán conectadas con dispositivos y wearables, e integradas con servicios de salud.

La mHealth en España:

En España vivimos la dualidad de ser unos de los países del mundo con mayor penetración de smartphones en nuestra población y un alto nivel de adopción de eHealth, lo que ofrecerían unas magníficas condiciones para el mercado de la mHealth, pero que en cambio tenemos dificultades para cumplir con esas expectativas.

Comparativamente estamos alejados de países como EEUU o de Europa del norte como Dinamarca, Suecia o Finlandia, pero por encima de vecinos como Francia, Portugal, Alemania, etc.

Todo parece indicar que el salto cuantitativo pueda realizarse más fácilmente con políticas sanitarias públicas que inviertan en movilidad, apuestas por servicios más avanzados por parte de la sanidad privada y la participación activa de aseguradoras y grandes empresas.

Adaptación del artículo aparecido en la revista SaluDigital

La mHealth en 2016

El reciente estudio publicado por Research 2 Guidance “mHealth App Developer Economics 2015” deja entrever que la mHealth (aka mSalud) se encuentra en un momento crucial para alcanzar su verdadero impacto en un futuro cercano. En 2015 las apps de salud han tenido alrededor de 3.000 millones de descargas, una cifra que deja claro el gran crecimiento de esta tecnología, sin duda porque el interés de los editores de mHealth y el de los ciudadanos han confluido en el sentido de que las apps pueden ayudar en la mejora de las condiciones de salud.

Tendencias:

En un próximo futuro se prevé un cambio en la orientación de los proyectos mHealth, haciendo un mayor hincapié en contribuir a la eficiencia de los servicios de salud. Así se pone de manifiesto en las últimas tendencias del mercado:

  • El crecimiento de aplicaciones de diagnóstico
  • Los proyectos dirigidos al colectivo de enfermos crónicos
  • Y la participación activa de hospitales y proveedores de salud en la creación y el desarrollo de iniciativas “mobile”.
mhealth implementation

Funcionalidades en las apps para facilitar el cambio del comportamiento del paciente

Funcionalidades:

Respecto a las funcionalidades de las apps de salud, todo parece indicar que el objetivo será centrarse en facilitar el seguimiento a lo largo del “patient journey” con la intención de asentar la relación con el profesional médico. Se pondrán en marcha iniciativas que intentarán que el usuario interactúe directamente con el médico para compartir resultados y feedbacks, lo que seguramente contribuirá a mejorar el cumplimiento del tratamiento, pero que, y nadie tiene dudas a este respecto, necesitará de un esfuerzo a nivel organizativo y concienciador para su implementación.

Una de las principales promesas de las aplicaciones mHealth es el cambio de comportamiento del usuario. En primer lugar hay que decir que la inmensa mayoría de las apps no cumplen lo prometido, sencillamente porque los usuarios dejan de usarla a los pocos días. Las opciones para que suceda este cambio de comportamiento en el paciente parece que están muy relacionadas con proveer de interacción con los profesionales sanitarios, y con el correcto uso de elementos de gamificación que les ayude a realizar sus actividades.

En relación a la conectividad, hoy en día no es habitual una app de salud vinculada a sensores, a una API abierta o a un SDK de plataformas tipo Apple Health Kit o Google Fit, excepto para aplicaciones de fitness, pero es inevitable pensar que éste tiene que ser el camino a tomar aunque haya ciertas reticencias por parte de algunos proveedores de salud.

Dispositivos:

Las posibilidades de usar distintos dispositivos con las aplicaciones de mHealth se han ampliado en los últimos años, pero los smartphones siguen siendo el actor principal y se prevé que continúe así durante los próximos cinco años. En la escala de preferencia de uso los relojes inteligentes, estos probablemente desplacen a las tabletas como favoritos de los usuarios y las pulseras serán los dispositivos más importantes para el crecimiento de la salud móvil. Mientras tanto, los teléfonos móviles tradicionales siguen siendo un dispositivo de nicho pero con gran crecimiento de proyectos en los países en desarrollo.

Finalmente, los usuarios tendrán que seguir buscando las apps en las tiendas digitales aunque todavía el mercado cree que es posible que los servicios de salud y los hospitales se conviertan en el canal de descarga preferente.

Puedes ampliar información sobre las tendencias y el estado del mercado mHealth en la estupenda entrada del blog “Hablando de eSalud

Texto originariamente publicado en el blog de Wake App Health