Reflexiones europeas sobre mSalud

El pasado año 2014 la UE presentó el libro verde de la mHealth “Green Paper on mobile Health (“mHealth”)”  que se acompaña con un marco legal sobre las aplicaciones móviles de estilo de vida y bienestar.

Paralelamente la UE lanzó una consulta pública de colaboración a las organizaciones de consumidores y de pacientes, los profesionales de la salud y organizaciones sanitarias, las autoridades públicas, los desarrolladores de aplicaciones, los prestadores de servicios de telecomunicaciones, los fabricantes de dispositivos móviles, los particulares y todas las partes interesadas, para encontrar vías para mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos europeos mediante la mSalud.

Hace un mes se publicaron los resultados y aquí acompaño un resumen de los puntos más interesantes desde el punto de vista tecnológico.

Distribución de respuestas por sector y tipo de organización

Distribución de respuestas por sector y tipo de organización

Protección de datos: Una gran mayoría de los encuestados estaban a favor de fortalecer la privacidad y seguridad para fomentar la confianza de los usuarios. Las apps deben ser diseñadas teniendo en cuenta las preocupaciones de los usuarios por su privacidad y sólo deben recopilar, procesar y almacenar los datos personales imprescindibles para ejecutar su proceso.  Las medidas de seguridad más aconsejadas fueron los mecanismos de encriptación de datos (cifrado tanto en la comunicación como en el almacenamiento) y autenticación. Se concluyó que como apoyo se debe seguir las recomendaciones (PDF) del grupo de trabajo del Artículo 29 sobre apps en dispositivos inteligentes y preparar un código de conducta para temas como la privacidad, la seguridad y la seguridad del usuario.

Big Data: Se hace hincapié en la interoperabilidad y la necesidad de estándares como condición previa para desarrollar plenamente el potencial de ‘Big Data’ de la mHealth. Las claves de su éxito es promover la confianza del público en su buen uso, así como la necesidad de compartir los datos de las apps con los registros electrónicos de salud. La anonimización debe ser siempre la mejor opción para mitigar los riesgos en la privacidad de los ciudadanos sin olvidar la rendición de cuentas (transparencia) y las medidas de control.

Interoperabilidad: Dotar de un marco de interoperabilidad europeo y estándares abiertos fueron las acciones más apoyadas. También han informado sobre la importancia de garantizar la interoperabilidad entre las soluciones mHeatlh y los registros electrónicos de salud para mejorar la continuidad de la atención, el empoderamiento del paciente y la investigación.

Marco legal: La mayoría de los encuestados cree que los requisitos de seguridad y funcionamiento de las aplicaciones de estilo de vida y el bienestar no están cubiertos adecuadamente por el actual marco jurídico de la UE. En este contexto, una serie de encuestados pidieron una legislación específica para las apps de estilo de vida y bienestar, guías (no vinculantes) o mecanismos de certificación o estándares de calidad.

 La seguridad del paciente: También se pidieron certificaciones para las aplicaciones de mHealth con el fin de garantizar la seguridad del paciente, aunque algunos encuestados advirtieron contra el riesgo de una excesiva regulación, argumentando que las aplicaciones de mHealth que se clasifican como dispositivos médicos ya deben llevar el marcado CE. La mayoría de los encuestados también destacaron la dificultad de demostrar la eficacia de las soluciones mHealth al ser necesarios estudios a largo plazo para evaluar el impacto en la salud.

Respecto al papel mHealth en los sistemas sanitarios, los pocos ejemplos presentados se referían a servicios de telemonitorización para pacientes crónicos y la gestión de la diabetes. Las pocas respuestas dan a entender que no hay suficientes ejemplos de buenas prácticas de una atención de calidad, y muchos encuestados señalaron que no hay evidencia de beneficios económicos de la mSalud debido a la falta de proyectos a gran escala.

También se ofrece información sobre otros puntos como la investigación e innovación, la cooperación internacional, la responsabilidad, el acceso al mercado de empresas y emprendedores y el reembolso de los servicios.

Casi simultáneamente el Comité de las Regiones (la asamblea consultiva de los representantes locales y regionales de la Unión Europea) mostró su opinión sobre el libro verde con un documento que recogía una gran variedad de aspectos, bastantes de carácter estratégico, coincidiendo con el anterior en la necesidad de la interoperabilidad con los sistemas sanitarios, la realización de normas y especificaciones comunes orientadas a la transparencia y la seguridad, y la orientación a nuevos modelos de reembolso. E incluía algunas interesantes apreciaciones como:

Un nuevo reglamento de protección de datos que permita el equilibrio entre la intimidad de las personas y el uso de la información recabada para mejora la calidad de los resultados en pacientes actuales o futuros.

Que el objetivo que la sanidad móvil sea el de complementar y formar parte de la asistencia tradicional, sin crear un sistema paralelo o sustituir la competencia de los profesionales de la salud.

Y el deseo que la sanidad móvil provea de servicios que sean realmente una ayuda para el personal sanitario y los pacientes, que se identifiquen a los usuarios a través de sus datos biométricos y que los pacientes tengan capacidad para elegir el servicio de sanidad móvil que mejor resuelva sus necesidades actuales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s