Nuevas tecnologías y farmacia hospitalaria

Las estrategias de las empresas de Tecnologías de Información y por supuesto la opinión mayoritaria de sus profesionales es que deben ser ellos los que impulsen a la sociedad a nuevos avances y cambios tecnológicos. El propio mercado es el que potencia el mensaje de ser una empresa puntera para poder llegar con mayor facilidad y éxito a los clientes.

Pero la experiencia dice que normalmente entre la visión de las compañías o de los expertos tecnológicos y la necesidad de los usuarios de hay una gran distancia.

Hace unos días se presentó el informe “La Farmacia Hospitalaria del futuro en España. Análisis prospectivo Delphi” que mediante este método de estimación de necesidades futuras por parte de un grupo de 150 expertos (farmacéuticos hospitalarios, gestores sanitarios, responsables de la administración central y autonómica, y representantes de la industria farmacéutica y de pacientes) recogía las expectativas y pronósticos sobre la organización y funciones de la farmacia hospitalaria.

Sólo recordar que este servicio representó en 2011 el 15% del gasto hospitalario de todo el Sistema Nacional de Salud y el 38% del mercado farmacéutico total, unos 6.000 millones de euros.

Los resultados del análisis se distribuyeron en cinco bloques, uno de los cuales se refería a la Seguridad y Nuevas Tecnologías de Información en dos ámbitos: Las nuevas tecnologías aplicadas a la seguridad en el uso de los medicamentos y las barreras para la implantación de la prescripción asistida.

Entre las barreras, hubo consenso en la mayoría de opiniones al respecto de que sería necesario superar las dificultades de integraciones tecnológicas entre aplicaciones, sistemas y organizaciones y las restricciones económicas de inversión en nuevas tecnologías.

Valoración sobre la máxima seguridad en el uso de los medicamentos según perfi les profesionales

Valoración sobre la máxima seguridad en el uso de los medicamentos según perfiles profesionales

Pero en el ámbito del uso de las tecnologías hubo una interesante discrepancia y no hubo consenso entre los participantes, en la importancia de poner en práctica en un futuro las siguientes acciones:

  • La introducción generalizada de sistemas o protocolos de seguimiento farmacoterapéutico personalizado.
  • Disponer de herramientas que permitan la comunicación no presencial online (webs 2.0, e-Health, m-Healt) entre profesionales sanitarios y pacientes (relación, información y formación).
  • Evaluar sistemáticamente el grado de seguimiento de los protocolos clínicos y guías farmacoterapéuticas mediante el análisis de las bases de datos clínicos disponibles.
  • La introducción generalizada de modelos que midan sistemáticamente la eficacia conseguida con un determinado tratamiento.

Curiosamente, acciones de este tipo o muy similares en su finalidad son firmemente apoyadas, aconsejadas e impulsadas por las compañías tecnológicas y profesionales del sector.

Que usted lo reflexione bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s